29 de abril de 2014

Curruca cabecinegra en la costa Cantábrica

En el año 1995 mi amigo José Antonio Gainzarain y yo publicamos el artículo "Distribución y hábitat de la curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala) en las Comunidades Autónomas del País Vasco y Cantabria" en la revista Munibe. En el resumen puede leerse: "La Curruca cabecinegra se ha instalado recientemente en las comunidades autónomas del País Vasco y Cantabria. En la actualidad la presencia de esta especie ha sido registrada en un total de 18 cuadrículas UTM de 100 km2correspondientes a dos zonas diferenciadas: la costa cántabro-vizcaína entre los cabos de Ajo y Ogoño, y el extremo meridional de la provincia de Álava. En ambas áreas habita encinares (en la costa de la asociación Lauro nobilis-Quercetum ilicis, y en Álava de Quercetum rotundifoliae), así como sus matorrales de sustitución, en los que dominan especies esclerófilas". En el mapa de distribución que incluye el artículo se señalan las 5 cuadrículas 10x10 Km UTM donde se la había registrado en Cantabria, en 3 de ellas dentro de la época de reproducción, las tres en el entorno del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel. En el "Atlas de las Aves reproductoras de España", editado en el 2003, mi amigo Fernando Arce y Pere Pons redactaron el texto para esta especie. En el mapa de distribución aparece como reproductor probable-seguro para esas 5 cuadrículas cántabras y también para las 3 correspondientes a la Bahía de Santander. Antes, en el "Atlas de las Aves de España (1975-1995)", editado en año 1997, no apareció en ninguna cuadrícula vizcaína y solo en una cántabra, aunque en el texto que redacté para la especie ya decía que "Existe una población aislada a lo largo de la costa cantábrica en Vizcaya y Cantabria". En la fotografía, un macho de Curruca cabecinegra.
En el año 1993 publiqué el artículo "Distribución y expansión de la Curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala) en la Península Ibérica" en la revista Ardeola, donde puede leerse: "Hasta 1965 su área de distribución en Aragón se reducía a las zonas colindantes con Cataluña...y en los años 1973-1975 ya rebasaba la ciudad de Zaragoza. Hacia 1974 se localiza en la comarca navarra de Las Bardenas...y en 1975 en la localidad burgalesa de Pancorbo...; a partir de 1984 se asentó una población en los alrededores de la capital riojana...; por entonces se la registra en una amplia área del centro-oeste de Navarra. No se localizó durante la recogida de datos para el atlas ornitológico vasco en el trienio 1982-1984...En 1986 se la encuentra nidificando por primera vez en la costa vizcaína, en el municipio de Abanto-Ciérvana; en la actualidad aparece entre cabo Villano en Vizcaya y cabo de Ajo en Cantabria". En la fotografía, una hembra de Curruca cabecinegra.
En el mismo artículo escribí: "La distribución actual de S. melanocephala coincide con los pisos bioclimáticos termo y mesomediterráneo...En el litoral vizcaíno-cántabro se ha descrito un piso bioclimático especialmente térmico (el termocolino) dentro de la región eurosiberiana que presenta una vegetación característica: el encinar cantábrico (Quercus ilex) y sus comunidades de sustitución compuestas por un matorral dominado por especies de óptimo mediterráneo (Pistacia lentiscus, Quercus coccifera y Dorycnium pentaphyllum...). Las poblaciones de S. melanocephala en el Cantábrico Oriental coinciden con el piso termocolino, ocupando preferentemente la solana hasta altitudes de 300 m...La coincidencia de S. melanocephala con esos pisos bioclimáticos puede deberse a dos razones: a su mayor termicidad...o/y a la existencia de comunidades vegetales características compuestas en gran parte por arbustos como Pistacia lentiscus que le suministran alimento en otoño e invierno...En el primer caso, si las olas de frío que diezman sus poblaciones se produjeran de manera regular a lo largo de tiempo, cabría suponer un dinamismo poblacional cíclico: ocupación-exterminio-reocupación, pero si suponemos cierto un cambio climático lineal, ya sea natural o inferido, con un aumento progresivo de las temperaturas, el resultado será una progresiva expansión de esta especie."

2 comentarios:

Ángel Ruiz Elizalde dijo...

Durante los últimos años vengo observando a esta especie en tojales costeros, la campiña e incluso he escuchado sus reclamos varias veces en el interior de eucaliptales de la localidad de Güemes, muy cerca del vertedero de Meruelo, por lo que parece que también está colonizando otros hábitats en principio no favorables. Actualmente está por toda la costa de Cantabria, yo la he escuchado en Elechas, Oyambre, etc. Un saludo.

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

Ángel, si ocupa los tojales costeros, tal vez desplace a la curruca rabilarga. Tendríamos que fijarnos en las interacciones entre esas dos especies.