12 de octubre de 2017

Eider común

En el número 13 de la revista Butlletí del Grup Català d´Anellament publicaron en el año 1996 mi artículo "Situación del Eider Común Somateria mollissima en la Península Ibérica e Islas Baleares en el periodo 1975-1995". En el número 148 de la revista Quercus publicaron junio de 1998 mi artículo "El eider en España: de accidental a invernante regular".
En el número 1 de la revista Artadi publicaron en el año 2001 mi artículo "El Eider común (Somateria mollissima) en la costa Cantábrica. Evolución de su población entre 1975 y 1995", cuyo resumen decía: "La población europea de Eider Común (Somateria mollissima) se ha incrementado notablemente y su área de reproducción se ha expandido hacia el sur y el sudoeste de Europa. Los resultados de una revisión bibliográfica, una encuesta y una recopilación de los datos propios indican que el Eider Común, en la costa cantábrica es un invernante escaso, pero de presencia casi anual en rías y bahías. Entre los años 1975 y 1995 se han registrado 162 individuos, con máximos en los meses invernales, aunque 40 de ellos han mudado y pasado aquí el verano. Su comportamiento es muy gregario y la mayoría de las aves registradas son inmaduros de primer año".
Después de que durante el siglo XIX se produjera una gran disminución de sus poblaciones europeas por la recogida del plumón del nido (el edredón) y de los huevos, durante el siglo XX se recuperaron y fue posible una gran expansión de su área de cría gracias a la protección de sus áreas de nidificación, excepto durante la II Guerra Mundial, años en los que volvió a incrementarse la explotación de sus nidos.
También la eutrofización del mar ha favorecido al Eider común, ya que se alimenta principalmente de moluscos y crustáceos que se ven favorecidos por la contaminación orgánica, ya que en Europa su dieta se basa mayoritariamente en mejillones (Mytilus spp.) y cangrejos comunes (Carcinus maenas) como los que se come en el vídeo este macho fotografiado y grabado desde el Observatorio de La Arenilla en el mes de septiembre de 2017. Según los datos del Anuario Ornitológico de Cantabria, en el mes de diciembre de 2016 llegaron a las Marismas de Santoña 3 hembras y 2 machos inmaduros, pero a finales de enero de 2017 había una hembra menos. En el mes de marzo ya solo quedaban una hembra y un macho inmaduro, y en el de abril únicamente este macho inmaduro, aún presente en octubre de 2017.

No hay comentarios: