12 de octubre de 2017

Eider común

El Eider común (Somateria mollissima) es un pato fácilmente identificable en todos los plumajes por el característico perfil triangular de su cabeza. El macho en plumaje nupcial es inconfundible, incluso de lejos, por su píleo y vientre negros, la nuca verde grisácea, el manto blanco, el pecho blanco asalmonado y la popa negra con dos amplias manchas blancas a los lados. En plumaje de eclipse es negro, excepto las supracobertoras alares, que son blancas. El macho inmaduro se parece al macho adulto en eclipse. La hembra adulta es marrón con estrías finas más oscuras y la inmadura es igual, pero sin un estriado tan definido. En la península Ibérica e Islas Baleares es un invernante escaso de septiembre a febrero, alcanzando cifras máximas en diciembre y enero. Inverna en grupos en rías, bahías y marismas de las costas cantábricas y mediterráneas, más en concreto en las catalano-valencianas. Además, se han encontrado 49 ejemplares pasando el verano y mudando en 4 años diferentes en 5 localidades distintas, destacando entre ellas las marismas de Santoña. El aumento de su población europea y la expansión hacia el sur, tanto de su población nidificante como invernante, ha producido que su presencia aquí sea ahora mucho más común que hace unas décadas. Su presencia ha sido anual entre los inviernos de 1986-87 y 1994-95, con un total de 515 individuos registrados, siendo mayoritariamente aves de primer año. Se producen grandes variaciones en el número de aves registradas según los años. En el invierno de 1988-89 se produjo una irrupción de más de 300 aves de primer año en las costas mediterráneas, que equivalen a más de la mitad de los individuos registrados en la península Ibérica durante 1975-95. El número medio de invernantes entre 1978 y 1989 en Asturias, Cantabria y País Vasco fue de un ave. Dentro de Cantabria, estuvo presente durante todo el año en las marismas de Santoña. El paso postnupcial se produce de finales de septiembre a noviembre y el prenupcial de primeros de marzo a mayo. Es un invernante escaso. Fuera de las Marismas de Santoña, un ave el 26 de marzo de 1968 en la bahía de Santander, otra en la ría de Suances el 24 de septiembre de 1984, 2 el 11 de octubre de 1992 en la ría de Raos (bahía de Santander), un macho inmaduro el 20 de julio de 1994 en la bahía de Santander, 2 inmaduros el 10 de enero de 1997 en la misma localidad, 2 aves el 10 de enero de 1998 en la ría de Cubas, bahía de Santander, y un macho y una hembra adultos en la bocana de la bahía de Santander. Se contaron 8 aves en el censo de invernantes de enero de 1992, todas ellas en las marismas de Santoña. En las Marismas de Santoña estuvo presente escasamente a lo largo de todo el año, al menos en 1989, 1990, 1991 y 1998. A continuación damos un resumen de las observaciones que recogimos para un estudio que realizamos sobre esta especie. Las citas son las siguientes: 2 aves el 11 de enero de 1981, 2 en enero de 1983, 9 en enero de 1985, 3 en enero de 1987, 2 en diciembre de 1987, 5 (4 hembras) de enero de 1988 al 14 de febrero de 1988, 2 el 18 de septiembre de 1988, un máximo de 5 hasta diciembre de 1988, 15 hembras y 1 macho inmaduro en enero de 1989, un ave el 4 de marzo de 1989, 3 hembras y 2 machos en el verano de 1989, 17 aves en diciembre de 1989, 19 en enero de 1990, 3 en verano de 1990, 4 en diciembre de 1990, 7 en enero de 1991, 17 en mayo de 1991, 10 hembras, 5 machos inmaduros y 1 macho adulto en el verano de 1991, 13 aves en diciembre 1991, 8 en febrero de 1992, 3 aves en el invierno 1994-95, 5 hembras el 28 de septiembre y el 28 de octubre de 1995, 4 hembras y 2 machos de primer invierno el 17 de diciembre de 1995, entre 4 y 14 aves del 28 de agosto al 21 de noviembre de 1996, 7 hembras y 4 machos inmaduros el 6 de septiembre de 1996, 4 hembras y 2 machos inmaduros el 25 de septiembre de 1996, un macho adulto y una hembra el 1 de diciembre de 1996, un ave el 1 de enero de 1997, 2 aves el 19 de enero de 1997 en el censo de invernantes de enero de 1997, un macho adulto el 8 de febrero de 1997, un inmaduro de principios de febrero a abril de 1998, un macho inmaduro el 22 de abril de 1998, 2 inmaduros de junio a agosto de 1998, un macho inmaduro y al menos una hembra el 2 de diciembre de 1998, 6 aves el 26 de diciembre de 1998, y 6 hembras y 1 macho inmaduro el 13 de marzo de 1999. La mayoría de las observaciones se producen en el canal de Hano y en el que hay entre las rías de Argoños y Boo. En la playa de Trengandín observamos 15 hembras y 1 macho inmaduro el 12 de octubre de 1991 nadando frente a la playa.
(Extracto de mi libro "Aves marinas y acuáticas de las marismas de Santoña, Victoria, Joyel y otros humedales de Cantabria", editado en Santander en el año 2000 por la Fundación Marcelino Botín).
En el número 13 de la revista Butlletí del Grup Català d´Anellament publicaron en el año 1996 mi artículo "Situación del Eider Común Somateria mollissima en la Península Ibérica e Islas Baleares en el periodo 1975-1995". En el número 148 de la revista Quercus publicaron junio de 1998 mi artículo "El eider en España: de accidental a invernante regular". En el número 1 de la revista Artadi publicaron en el año 2001 mi artículo "El Eider común (Somateria mollissima) en la costa Cantábrica. Evolución de su población entre 1975 y 1995", cuyo resumen decía: "La población europea de Eider Común (Somateria mollissima) se ha incrementado notablemente y su área de reproducción se ha expandido hacia el sur y el sudoeste de Europa. Los resultados de una revisión bibliográfica, una encuesta y una recopilación de los datos propios indican que el Eider Común, en la costa cantábrica es un invernante escaso, pero de presencia casi anual en rías y bahías. Entre los años 1975 y 1995 se han registrado 162 individuos, con máximos en los meses invernales, aunque 40 de ellos han mudado y pasado aquí el verano. Su comportamiento es muy gregario y la mayoría de las aves registradas son inmaduros de primer año".
Después de que durante el siglo XIX se produjera una gran disminución de sus poblaciones europeas por la recogida del plumón del nido (el edredón) y de los huevos, durante el siglo XX se recuperaron y fue posible una gran expansión de su área de cría gracias a la protección de sus áreas de nidificación, excepto durante la II Guerra Mundial, años en los que volvió a incrementarse la explotación de sus nidos.
También la eutrofización del mar ha favorecido al Eider común, ya que se alimenta principalmente de moluscos y crustáceos que se ven favorecidos por la contaminación orgánica, ya que en Europa su dieta se basa mayoritariamente en mejillones (Mytilus spp.) y cangrejos comunes (Carcinus maenas) como los que se come en el vídeo este macho fotografiado y grabado desde el Observatorio de La Arenilla en el mes de septiembre de 2017. Según los datos del Anuario Ornitológico de Cantabria, en el mes de diciembre de 2016 llegaron a las Marismas de Santoña 3 hembras y 2 machos inmaduros, pero a finales de enero de 2017 había una hembra menos. En el mes de marzo ya solo quedaban una hembra y un macho inmaduro, y en el de abril únicamente este macho inmaduro, aún presente en octubre de 2017.
Resultados del censo de aves acuáticas y marinas en el mes de enero en las Marismas de Santoña.

Postdata
El mismo macho, ahora ya con plumaje de adulto, nadaba y pescaba cangrejos frente al observatorio de La Arenilla de las Marismas de Santoña el 4 de diciembre de 2018.
Y pocos días más tarde...
El 7 de diciembre de 2018, además del macho adulto, vi en mitad del estuario un grupo de 6 hembras/juveniles.
El 12 de diciembre vi al macho integrado en el grupo de 6 hembras/juveniles descansando en la orilla fangosa del canal de Hano y más tarde y pescando cangrejos.

El macho adulto de Eider común que permanecía en las Marismas de Santoña (Cantabria) desde diciembre de 2016, se ha asociado a otros 6 ejemplares llegados a invernar hacia el día 7 de diciembre de 2018 y así les grabé el 12 de este mes.

No hay comentarios: