26 de abril de 2013

Importancia de las Marismas de Santoña

Las Marismas de Santoña dentro de España son de gran importancia durante la invernada de varias especies de aves acuáticas. He preparado una tabla con los datos ofrecidos en el recién publicado "Atlas de las aves en invierno en España 2007-2010". En la ficha de muchas especies acuáticas se incluye una tabla con los 10 humedales más importantes de España durante la invernada de los años 2008-2010. En la siguiente tabla he incluido el número de orden de importancia de las Marismas de Santoña dentro de España en función del número de aves censadas, la media de las aves censadas en las Marismas de Santoña y España en esos años. Por mi parte, he calculado el porcentaje de aves invernantes que supone las aves censadas en las Marismas de Santoña del total de España. En la fotografía, un Zarapito real buscando alimento en las Marismas de Santoña el 9 de marzo de 2013.
En el caso del Zarapito real (Numenius arquata) y el Silbón europeo (Anas penelope) el porcentaje de aves invernantes en las Marismas de Santoña respecto al total de España supera el 10%. Entre el 5 y el 10% se encuentran el Colimbo grande (Gavia immer) y el Zarapito trinador (Numenius phaeopus). Entre el 2 y el 5% el Ánade friso (Anas strepera), la Espátula común (Platalea leucorodia), el Ostrero euroasiático (Haematopus ostralegus), el Chorlito gris (Pluvialis squatarola) y el Correlimos común (Calidris alpina). Y menos del 2% en el caso del Correlimos gordo (Calidris canutus), la Aguja colinegra (Limosa limosa), el Archibebe claro (Tringa nebularia) y el Archibebe común (Tringa totanus).
En el caso del Silbón europeo solo le superan en importancia a las Marismas de Santoña, Doñana y el Delta del Ebro. El conjunto del Parque Nacional y el Parque Natural de Doñana superan las 100.000 hectáreas de superficie y el Delta del Ebro suman 32.000 hectáreas. Y en el caso del Zarapito real solo tiene más aves invernantes el Parque Natural de la Bahía de Cádiz, de 10.000 hectáreas. Las Marismas de Santoña, en cambio, solo conservan una superficie inferior a las 3.000 hectáreas. En consecuencia, las posibilidades de evitar las molestias disminuyen considerablemente, un problema importante en un entorno tan humanizado. A este respecto, es muy interesante el artículo de mis amigos Juan G. Navedo y Alejandro García Herrera "Effects of recreational disturbance on tidal wetlands: supporting the importance of undisturbed roosting sites for waterbird conservation", publicado en el año 2012 en la revista Journal of Coastal Conservation, en el que determinaron que el simple trasiego de observadores de aves y otros paseantes puede generar molestias a las aves limícolas como el Zarapito real y el Chorlito gris durante la pleamar en las Marismas de Santoña, cuando numerosas aves se ven obligadas a permanecer posadas en pequeñas áreas que quedan emergidas y cercanas a caminos y lugares de fácil acceso. En este vídeo, el mismo ave de la fotografía superior.