28 de febrero de 2014

Garceta grande

La Garceta grande (Egretta alba) sufrió un gran declive entre finales del siglo XIX y primeras décadas del XX debido a que eran capturadas para el aprovechamiento de sus plumas nupciales como ornamento. Desde su protección a mediados del siglo pasado se encuentra en franca recuperación. El 90% de su población europea, estimada en 14.000-19.000 parejas en el año 2000, se encuentra en Rusia, Ucrania y Hungría, donde su población aumentó más de un 20% en el periodo 1970-1990. En el año 1997 nidificó por primera vez en España, en el Delta del Ebro más en concreto, y al año siguiente en Doñana. Tomé estas fotografías el 26 de enero de 2014 en Montehano, Marismas de Santoña.
En el trienio 2008-2010 se censaron un total de 925-1.011 individuos invernantes cada año, casi la mitad de ellos en el Delta del Ebro.
Hasta el año 2000 en las Marismas de Santoña solo se contaba con una única cita publicada de un ave el 01.12.88. Según el Anuario Ornitológico de Cantabria, de mi amigo Máximo Sánchez Cobo, aquí ha invernado anualmente uno o, más raramente, dos individuos desde que comenzó a recoger citas dicho anuario, en el invierno 2007-2008, hasta este mismo invierno, el 2013-2014. El récord de individuos corresponde a una observación de 10 aves de mi amigo Alejandro García Herrera el 21 de septiembre de 2011, en el paso postnupcial. En esta fotografía vemos un ejemplar junto a dos espátulas comunes (Platalea leucorodia) y un cormorán grande (Phalacrocorax carbo), otras dos especies cuyas poblaciones han aumentado en las últimas décadas.
La Garceta grande, además de por su pico anarajando, destaca por su tamaño, bastante mayor que el de la espátula común o la Garceta común (Egretta garzetta), también en aumento.

1 comentario:

Ignacio Gámez dijo...

Si en la Cornisa Cantábrica la Garceta Grande ha ido en aumento, nada comparable a lo que ocurre en el valle del Ebro. Al menos en el cauce de este río a su paso por La Rioja y Navarra actualmente la población está muy próxima al 25-30 % de la de la Garza Real en invierno, en algunas localidades en esta época puede llegar a ser incluso más abundante, y fundamentalmente por la abundancia de especies invasoras como el Cangrejo Rojo, el Alburno o la Perca Sol
Saludos
Ignacio Gámez